Translate

miércoles, 9 de febrero de 2011

Discriminación positiva

Voy a hablar sobre demagogia e injusticias socialmente bien vistas, relacionadas con los privilegios absurdos hacia “grupos desfavorecidos”. Invito a los exaltados a que abandonen esta entrada antes de freírme a críticas, o en su defecto a leer bien mis argumentos sin sacar las antorchas. Gracias

Antes de empezar en los nuevos estudios, estuve batallando hasta el úlltimo momento para poder matricularme. La razón es que se trata de algo muy demandado en relación a las escasas plazas que ofertan, y estaba en uno de los primeros puestos de la lista de reserva. Se accedía a partir de la nota media de bachillerato, de modo que el primero en acceder sería el que más nota tuviera, y la lista iría completándose hasta cubrir el cupo.
Cuando fui a comprobar quiénes eran los admitidos y vi que me había quedado a las puertas, mucha gente me tranquilizó diciendo que no me preocupara, que estando tan cerca acabaría entrando porque las listas siempre corren entre preinscripción y matrícula. El problema es que la última en entrar, por delante de mí, tenía mucha menos nota que yo, y eso no lo iba a tolerar.

Fui a hablar con el secretario a ver qué pasaba, si había sido un error o por alguna razón tenía un trato preferencial, y entonces supe que se trataba de la plaza que reservan para personas con una minusvalía de cualquier tipo. Y yo me pregunto: ¿Por qué si alguien tiene menos calificación que yo y pretende moverse en el mismo nivel, debe jugar con ventaja? ¿No importa que yo tenga un mejor expediente porque ella va con muletas? No lo entiendo.

En el mundo laboral las cosas son de otro modo: Dado que resulta mucho más cómodo contratar a gente “sin problemas”, de cara a no tener que estar adaptando puestos de trabajo a los discapacitados de cualquier tipo, existen medidas fiscales para incentivar a los empresarios a contratarles, concretamente suculentas subvenciones que les hacen perder los temores iniciales.
Asimismo, se persiguen las medidas discriminatorias como despedir a las mujeres que se queden embarazadas, o se obliga a la no existencia de barreras arquitectónicas. Me parece estupendo y lo considero ético y totalmente necesario. Es sensacional. Pero eso es el mundo laboral; los privilegios en el mundo académico no tienen ningún sentido, porque implican menospreciar a quienes sí se los merecen.

Si vas a empezar unos estudios superiores, nadie se para a mirar si te falta un brazo o eres cojo. Si tienes la nota necesaria para entrar, entras, y si no, no lo haces. Tan lógico como eso. O así debería ser. Una cosa es que el centro cuente con las medidas necesarias para atender las necesidades especiales de ciertos alumnos (que debe hacerlo), y otra es que estos hayan de esforzarse menos para conseguir lo mismo que yo. Llamadme mala persona, pero es que no me parece justo. En mi facultad había un chico en silla de ruedas que era buen estudiante; iba más avanzado que yo, y sé que es porque sacaba mejores notas. Es lógico y nadie le quita el mérito. ¿Debería dársele un trato especial y ser más condescendientes con él? ¿Habría que exigirle menos de cara a conseguir el título? ¡Por supuesto que no! Si tiene la misma capacidad para estudiar que todo el mundo, el hecho de no poder mover las piernas es completamente secundario. ¿O no?

No se puede abogar por una sociedad en la que se derriben todas las trabas hacia los discapacitados, si luego ponemos otras para favorecerles perjudicándonos a los demás. No es falta de consideración, sino que la justicia debe funcionar igual en ambas direcciones.
En resumidas cuentas y volviendo a mi caso particular, si tienes más nota que yo y por eso no me admiten, me jodo y apechugo; si es al revés te jodes tú. Punto.

PD. Escribí esta entrada antes de empezar las clases, y ahora esa persona es amiga mía. Nos llevamos genial y bajamos juntos todos los días, pero sigo sin compartir la idea de que por cojear ligeramente de una pierna (pues es eso lo que tiene), estuviera por encima de otras personas con más nota. Lo que no puede ser, no puede ser.

31 comentarios:

Caótica dijo...

La solución es fácil, hazte minusválido.

Naar dijo...

tienes toda la razón, en el otro blog yo escribí algo parecido. parece que si vas en silla de ruedas, o eres gitano o negro o cojimanco puedes ser un hijo de puta redomado, que nadie te lo va a decir.
si quieren igualdad que la asuman, hombre ya.

Trouble dijo...

Jajajaajajajaja, me encanta el comentario de Caótica.
Pues que te digo... en teoría, y solo en teoría, esa "discriminación positiva" se utiliza porque las personas discapacitadas son una minoría y por lo tanto están en riesgo de exclusión social. En teoría, y solo en teóría se supone que estas personas no lo tienen tan fácil a la hora de desarollarse, y partiendo de esta base es lógico pensar que para ellas será todo mas dificil, independientemente de la discapacidad que tengan. No sería justo utilizar el mismo filtro para todos. Claro que entonces, cualquier otra minoría merece la misma atención.
Yo siempre he pensado que el problema está en la forma de evaluar. No se puede examinar a todo el mundo con la misma prueba, porque siempre se obtienen resultados dudosos. Fulanito estudió todo el año y suspendió, menganito estudio el mes antes y suspendió, y zutanito no estudió, no se presentó al examen ni llegó a matricularse nunca en nada pero ahora es concejal.

Take Your Mama Out dijo...

"En mi facultad había un chico en silla de ruedas que era buen estudiante; iba más avanzado que yo, y sé que es porque sacaba mejores notas. Es lógico y nadie le quita el mérito. ¿Debería dársele un trato especial y ser más condescendientes con él? ¿Habría que exigirle menos de cara a conseguir el título? ¡Por supuesto que no! Si tiene la misma capacidad para estudiar que todo el mundo, el hecho de no poder mover las piernas es completamente secundario. ¿O no?"

Y no sólo eso, según para qué estudios ya lo siento pero no deberían ser ni aceptados sin cumplir unos requisitos físicos, por la misma razón que yo con mi 1.70 no me puedo plantear ser jugador de baloncesto. El físico te condiciona. ¿Te imaginas a un arquitecto de visita de obra subiendo por un andamio con las muletas?

Hay que ser un poco coherente...

Caótica dijo...

Oye, y ya de paso, deberían quitar también todas las plazas de aparcamientos reservadas para los minusválidos. Coño!! Con lo que me cuesta a mi encontrar siempre aparcamiento!!

peibol dijo...

Caótica:

Me tienes confuso Caótica; mi reacción al ver tu primer comentario fue esbozar una sonrisa, pero no sé si el segundo (el de los aparcamientos) va por mí o por el comentarista anterior, y lo que es más importante, parece que lo dices de broma... pero no lo tengo claro, así que no sé qué responder. Me tienes hecho un lío. XD

En cualquier caso, y por si van por ahí los tiros, es precisamente a eso a lo que refería cuando decía de "leer bien antes de freirme a críticas", pues creo que dejo claro que no es eso lo que me parece injusto. La ciudad y los puestos de trabajo deben estar adaptados a las minusvalías, pero que una persona con menos nota pase por encima de mí, únicamente porque cojea, no tiene ninguna lógica, más aún cuando esa cojera no le supone NADA de cara a cursar los estudios. ¿No?

Naar:

Es que vivimos en la era de lo políticamente correcto, y aunque es positivo que aumente la sensibilización hacia ciertos temas y colectivos, se hacen muchas gilipolleces.

Trouble:

Tú lo has dicho, en teoría. Y como bien dices, ha de haber filtros; lo que no es normal es que pongan una plaza para minusvalías, se apunte una persona con una leve cojera, y la premien por encima de gente con más nota. ¿Qué clase de exclusión social iba a sufrir? ¡Ninguna! Es más, ni siquiera se le nota a no ser que te fijes... pero claro, hay que echarle un cable para que no se sienta mal. No me jodan. :s

Take your mama out:

Pfff, esa es otra, pero si lo dices en voz alta eres un cabrón; como dije en una entrada parecida hace unos meses, yo no denunciaría por discriminación a una agencia de modelos que no me contratara, por el hecho de no ser altísimo. Lo que no puede ser, no puede ser. Se pueden adaptar muchos puestos, es lo ideal, pero también hay que ser realistas. ¿o no?


¡Saludos!

Islander ! dijo...

Lo has explicado bien y no das lugar a confusión, o eso pienso yo de todas y cada una de tus entradas, al menos de momento.

Biónica dijo...

Bueno, como siempre... xD hay casos y casos. En este me parece que llevas razón. Su minusvalía física no supone detrimento alguno a la hora de hacer un esfuerzo intelectual. Me parece bien tu punto de vista.
Creo que si hay reserva de plazas, no debería de hacerse en detrimento de las plazas destinadas a gente sin discapacidades. Si me dices que son 25 plazas, que no vaya y me encuentre que en realidad sólo puedo acceder a 23, ¿no?
Totalmente legítimo. Otra cosa. Las minusvalías son muy heterogéneas. Sigo pensando que no se puede coger y dispensar una ayuda a todo el colectivo de minusválidos. Para muchas ayudas, lo hacen así, a lo gordo y sin pensar. Para otras, afortunadamente, lo piensan mejor.
Como en el caso de las plazas para minusválidos. Yo tenía un novio que en cuanto tenía que dar una segunda vuelta para aparcar, me preguntaba SIEMPRE por qué cojones no tenía una tarjeta azul de minusválida, si lo era. Cosa que me enfurecía, por cierto, y siempre le contestaba que no necesito eso. No tengo ninguna dificultad física para bajarme del coche, ni necesito espacio para poner una silla de ruedas. Y que además sería muy injusto que la tuviera.
Hoy por hoy, le habría contestado una variación de esto:
http://dandoporculo.com/post/2966177492/plaza

Bromas aparte, cuando pedí una beca para hacer una tesis, el requisito mínimo era un 1,6 de nota media. Yo tenía 1,59. Sabía de sobra que no iba a poder entrar. Pero me jodía viva saber cómo los cuatro años de carrera que estuve sin emisora FM, totalmente a expensas de los apuntes de compañeros de clase, llegaba a los exámenes y no podía tener más excelencia porque una pregunta era toda una transparencia que habían puesto en clase para que entendiéramos conceptos y supiéramos aplicar los conocimientos. Dicho de otro modo, con lo que tenía, tenía los conocimientos. Pero a menudo me fallaban aplicaciones. Me faltaba mucha información. Nunca pensé que fuera para tanto, hasta que tuve la emisora. Y flipé. Pero bueno, eso solamente me pasó a mí. Circunstancias de la vida, no pude aspirar más que a eso (sin contar con que, como todos, alguna vez no trabajé lo suficiente, y también tengo lo que merecí). Ahora bien, es un caso tan personal, que nunca fui mucho más allá de pillarme una rabieta. Y por otros medios (otras becas) pude acceder a una, en igualdad de condiciones que los demás.
Siempre lo he hecho así. Todavía a día de hoy no me he beneficiado de nada de eso (excepto las exenciones de tasas en la universidad; antes de eso, me sacaba becas todos los años, como todo hijo de vecino). ¿Que vaya morro que no pago? Pues quizás sí, ¿no? ¿Pero tienes que pagar 3000-4000 euros cada, pongamos, 8 años, sin contar gastos derivados del mantenimiento, y ojalá tengas suerte de que no seas María Averías? En fin... no tengo un clavo, pero sí que me ha tocado pagar cosas que no son baratas precisamente, y no son un lujo para mí. No pretendo romper una lanza a favor de nada. Si no que mi respuesta es ¿privilegiados? pues seguro que sí, pero conóceme, y dilo con conocimiento de causa, ¿no?
Peibol, me he ido por las ramas ya puedes disculpar xD

Biónica dijo...

Y la última cosa que me dejé en el tintero (¡!), hablaba del sinsentido que son algunas ayudas, y el fallo de asumir el colectivo de minusválidos como un grupo homogéneo con las mismas necesidades.Hasta hace poco, yo disfrutaba de una absurda exención del permiso de circulación; ahora con la crisis, la redujeron solamente a los que tienen minusvalía física superior a un determinado porcentaje. Los que van en silla de ruedas. Manda cojones que sea la crisis, la que reparta las ayudas con más criterio; antes, yo no podía negarme a recibir esa ayuda, a pesar de que objetivamente no necesito nada de eso (no te puedes negar, y no es broma). Pero bueno, no hay mal que por bien no venga. Ahora el asunto está repartido como debe ser.

Otra cosa son los porcentajes de minusvalía están asignados como lo están (no digo nada xD), y muchas veces, yo que tengo un 36,5% me encuentro con que en el periódico me ponen respecto a una chica en silla de ruedas:
"Primera alumna con un grado de discapacidad tan alto en sacarse una tesis doctoral con cum-laude". Así nacen las falacias. Ya estamos suponiendo que se la ha sacado contra todo pronóstico. No, señores. Craso error. Y eso sin entrar en que la GRAN mayoría de las tesis (depende de las áreas, eso sí) terminan con esa puntuación.
Y no sólo incurren en el error los periodistas. A veces, somos los propios minusválidos los que alimentamos esa falacia. La idea de que se es extraordinario por haber conseguido estar en igualdad de condiciones (que yo sepa, para la tesis no hace falta correr 100 metros lisos). A veces, nuestra historia personal (que claro que es un logro, por qué no) nos ciega de la realidad. A mí me hubiera parecido acojonante si en vez de ella la hubiera sacado un chico con SD; porque realmente tiene dificultad para esfuerzo intelectual, ¿no?. No sé, divago...

Para terminar diciéndote Peibol, que tienes toda la razón en enfadarte por eso. Yo también lo haría, hombre no...

(Qué farragoso me ha quedado, mejor no me lo vuelvo a leer xD)

JuanRa Diablo dijo...

Con la claridad con que lo expones no puede ser más evidente que es injusto. Queda patente que no estás en contra de una deferencia a la hora de examinarse, que en aquellos casos en que haya una dificultad a la hora de escribir (p.ej) sería justo concederles, sino en el resultado final, en la exposición última de conocimientos.

En igualdad de condiciones mentales el listado ha de ser el que es y ser admitidos finalmente por sus notas, independientemente de las condiciones físicas. ¿Cómo puede llegar a objetarse esto?

Paradójicamente una forma distinta de proceder se aleja de la igualdad de la que se pretende partir, al concedérseles un trato de favor.

En el mundo laboral, como bien dices, es distinto, y veo apropiado ese impulso en la admisión laboral donde lo tienen más difícil.

Y a propósito de tu queja, ¿te has dado cuenta de con cuánto miramiento y explicaciones ha de tratar hoy uno ciertos temas aunque sea para denunciar injusticias como casas? Nunca tarda en aparecer el dedo acusador que tacha de racista, de xenófobo, de intolerante, etc...sin más ni más.
Y todo por culpa de ese arma arrojadiza que partió de la clase política y que nos ha contagiado a todos. Hoy hay que ir cogiéndosela con papel de fumar a la hora de tocar ciertos asuntos. Ya no se puede llamar al pan pan y al vino vino ni a lo blanco blanco ni a lo negro (con perdón) negro (con perdón)

Superpatata dijo...

Lo mismo que has escrito en tu entrada pensé yo el otro día. Y es que resulta que voy a solicitar una beca, en la que los criterios de valoración son varios, pero todos estrictamente académicos. Pero al igual que para entrar a tus estudios, aquí también tienen un porcentaje reservado para gente minusválida.
Sinceramente, no lo veo justo, porque seguramente pase igual que te sucedió a ti, que entrará gente con menos puntuación que otra dejando a estos fuera.
Lo siento, pero a mí no me entra en la cabeza, pero bueno, eso es lo que tenemos...
Un abrazo!!!

Pecosa dijo...

(¡Jajajajaj! Qué buena la foto de House)

Yo en tu lugar me habría sentido igual. Que ahora tengas una amistad con esta persona es independiente, no es quién ha puesto ahí esa concesión de privilegio, sólo quien se ha visto beneficiada.

Muy bien expuesto todo. Y no, no creemos que lo que quieras es acabar con todo ser minusválido cual nazi anti-muletas. Estoy de acuerdo con JuanRa: con esto de que hay ciertos temas que cada vez don más tabú, uno tiene que justificarse mil veces cuando critica ciertos colectivos.

Trouble dijo...

Comenté el otro día y se me olvidó por completo. Con lo que me gusta a mí que me respondas, jeje. Estaba ahora pensando que el tema es que un médico determina el grado de minusvalía. En este caso es una cojera, que aunque suele ser algo que se nota, casualmente es casi imperceptible. También podría ser una dolencia cardiaca, de la que nadie tendría porqué enterarse, y se consideraría una minusvalía. El caso es que hablo un poco con conocimiento de causa. Cuando era pequeña después de muchas vueltas, me diagnosticaron un problema en la espalda. El médico me dijo que mas vale que estudiara mucho porque no iba a poder hacer ningún trabajo que exigiera fuerza física. Lo mio nunca llegó a ser tan grave como para considerarlo minusvalia pero hasta hoy, todos los problemas que he tenido a causa de esto han tenido que ver con el ejercicio físico. Yo estudié, no mucho. Nunca me gustó y por lo tanto nunca me esforcé. Pero es curioso que si en algunos exámenes hubieran aceptado mi nota baja, yo ahora tendría una titulación, quiza dos. Estaría posiblemente sentadita en un despacho, sin hacer esfuerzos, y haría mi trabajo regular, como cualquier otra persona. ¿Me lo merecería? Si hablamos de merecer, podríamos estar años. Mira en cualquier barriada chunga y fijate la cantidad de minusválidos que hay. Yo creo que no es casualidad.
De todas maneras, conseguíste la plaza.

peibol dijo...

Islander !:

¡Gracias! Me has dibujado una sonrisa en la cara. :D

Biónica:

¡Tengo razón, y me lo dice una sorda! ¡Chupaos esa! XD Jajajaja

Ahora en serio, esa es la matización que hago yo; si una minusvalía no te supone NADA de cara a poder cursar unos estudios, es un sinsentido que te premien. Y como dices, ¿por qué he de optar a menos plazas de las que en realidad se ofertan, sólo porque haya que regalar (porque en este caso es regalar) un par de ellas? ¿Es eso igualdad?

Ese el otro problema (Dios mío Biónica, con comentarios así de bien argumentados, da gusto escribir entradas :p): No se pueden mirar las minusvalías como un todo indiferenciado, porque es injusto precisamente para los que sí que tienen una jodienda grave. Si resulta que el dinero destinado a minusvalías es tal cantidad, y luego a cualquiera que tenga algo se le dan ayudas sin sentido, luego, necesariamente, habrá menos para quien de verdad lo necesite, aunque las ayudas vayan por porcentajes, ¿no?

Y es que esa es otra; mi amiga tiene un 33% de discapacidad, que sin quitarle importancia, se traduce en una leve cojera. Habrá gente con un porcentaje un poco más alto pero una minusvalía diferente, y que sin embargo está mucho más limitada. No todas las minusvalías son iguales.
Sin ir más lejos, y como supongo que sabrás, a todos los sordos con más de un porcentaje determinado se les da una paga que, como sobresueldo, no está pero que nada mal, además de (al menos en Tenerife), bonos de guagua gratuitos, entradas con descuentos en muchos sitios, y un larguísimo etcétera. Luego hay historias realmente jodidas, con enfermedades degenerativas de por medio, en la que las familias de quienes las protagonizan, se las ven y se las desean para poder afrontar todos los gastos derivados de esa condición física.
¿Cómo se justifica eso?

Hablando con esta amiga, a la que le dije que aún con el cariño que le tenía no me parecía justa su forma de haber accedido, ella no me quitó la razón, aunque tampoco me la dio del todo, porque enseguida dos amigos suyos salieron a la defensa, argumentando que no era una cuestión de merecerlo más o menos por logros académicos, sino que posiblemene la gente con minusvalías arrastren toda una historia de dificultades detrás. Volvemos a lo mismo: Me están queriendo decir que no es justo ni tiene sentido, pero hay que hacerlo por pena, porque ya bastante han sufrido en la vida, ¿no?
Sé que estoy quedando como un nazi, pero es que hay temas que nos ciegan, y enseguida la gente se pone sensible, cuando objetivamente no tienen más vuelta de hoja.

Ahora que mencionas algo de tus notas, te pongo un ejemplo que ilustra el sinsentido de estas cosas: Cuando mi tía sacó la oposición, hubo un acondroplásico (o enano, como se suele decir), que se quedó sin plaza por baja calificación. Pues bien, estuvo reclamando indignado porque él SE MERECÍA estar ahí por ser minusválido. Lo curioso es que se había hecho operaciones de estiramiento de piernas, y era más alto que otra compañera de mi tía que sí consiguió entrar sin ayudas. Parece ser que en el caso de la mujer bajita esta, su altura no supone un problema, pero si estuviera reconocida como discapacitada, sí que tendría un handicap, y por tanto deberían darle un trato de favor. Paradójico, ¿no?


¡Saludos!

peibol dijo...

JuanRa Diablo:

Gracias por comprenderme; ayer hablé de esto en clase y casi me llaman nazi. Soy un incomprendido, pero como bien dices, creo es culpa de la era de correción política en la que vivimos.

Superpatata:

Pues ya somos dos que no lo entendemos. Una amiga me ponía el ejemplo contrario, es decir, el de los deportistas. Resulta que para premiarte académicamente por tus conocimientos debes cumplir con los mínimos que piden, e intentar destacar. A no ser que tengas algún problema físico o lo contrario, que seas un as a la bicicletao la raqueta; entonces no importa las notas que tengas. A mí que me lo expliquen…

Pecosa:

Qué buena la foto… y cuantísima razón tiene. :s
Fíjate cómo será la cosa, que hasta ella (mi amiga) me acabó dando la razón; a regañadientes y poniendo peros, pero lo hizo.

Trouble:

Como bien señala Pecosa, los grados son relativos; su sordera y la cojera de mi amiga tienen prácticamente el mismo porcentaje, y para según qué cosas, no creo que supongan lo mismo, ¿no?

Cierto es que hay minusvalías que suponen riesgo de exclusión social (de ahí las leyes al respecto en el trabajo), o que suponen problemas de cara a afrontar los estudios, pero como repito, hay casos y casos, y no todo se puede meter en el mismo saco. O lo que es lo mismo, ¡no me quites mi plaza por cojear! XD


¡Saludos!

Cattz dijo...

Bueno, es que deberían tenerse en cuenta las minusvalías. Un retraso mental leve, sordera o ceguera pueden hacer que tu nota sea más baja porque tus recursos para poder llevar las clases son más limitados y los centros no están capacitados para darte una adecuada atención. Pero una cojera, que vayas en silla de ruedas o que seas manco de una mano no te impide hacer bien la PAU a menos que hablemos de la asignatura de dibujo técnico(y creo yo que entonces deben permitirte el uso de autocad o algo así). No me importa que reserven plazas, pero para gente que lo necesita, no para alguien que podría haberlo hecho intelectualmente tan bien (o tan mal) como tú.

Por otro lado lo que dice " Take Your Mama Out" me parece una gilipollez como un elefante de grande. Yo estudié aparejadores y uno de mis compañeros estaba en silla de ruedas. Los aparejadores, al igual que los arquitectos, podemos desempeñar muchas funciones que no precisan que andemos subidos a forjados o andamios, como por ejempl el TACHAAAAAAAAAAAN trabajo en estudio. ¿Qué coño va a impedir realizar un diseño impecable, un cálculo estructural estupendo o unos planos de instalaciones a alguien en silla de ruedas? Nada.

Así que ni tanto ni tan calvo, que nos ponemos a hablar sin pensar y quedamos retratados.

Take Your Mama Out dijo...

CATZ, hay trabajos y trabajos de arquitecto, y gran gran parte de ellos consisten en visitas y visitas de obra (precisamente me he criado con arquitectos). Quizá no haya sido el mejor ejemplo, te vale el que pone Peibol como modelo o yo con mi 1.70, jugador de baloncesto?

Cattz dijo...

Take Your Mama Out, te lo voy a explicar con un link: http://es.wikipedia.org/wiki/Spud_Webb

Cattz dijo...

De hecho hay jugadores aún más bajitos, el récord en la NBA es de 1'60 m. Y para ser modelo fotográfico no tienes porqué ser alto, sólo lo necesitas para pasarela y hay algunas excepciones de mujeres modelo de pasarela que no alcanzan los 160 cm de altura y viven de su trabajo.

Así que no, me parece estupendo que no quieras ser jugador de baloncesto o Peibol crea que sus posibilidades siendo bajito son mucho menores, pero no creo que algo así te limite. A mí me limita mi total falta de elegancia y coordinación para los dos trabajos.

Take Your Mama Out dijo...

CATZ, muy bien, y Beethoven era sordo... genios los hay en todas partes!

Cattz dijo...

¿Entonces? ¿Le vas a prohibir a alguien que se vaya a quedar sordo estudiar música o qué?

Take Your Mama Out dijo...

No, porque no puedo saber que se va a quedar sordo. Me parece una pregunta muy absurda... y además, estudiar música es algo que se plantea como hobbie, no como dedicación (al menos cuando se empieza).

Pero además, no hablo de estudiar, sino de trabajar. Le damos entonces al sordo un trabajo de teleoperador??? Bueno, igual no es mala idea, con lo bien que lo hacen ya directamente que sea sordo que me va a solucionar lo mismo.

Cattz dijo...

Ehhh, no, tú has planteado prohibir el acceso a determinados estudios a determinadas personas por sus capacidades(o falta de ellas). Decías que deben prohibir el acceso a arquitectura a gente en silla de ruedas porque no pueden ir a revisar forjados en obra y cosas así. Vamos, es el 4º comentario, puedes volver a leer con tranquilidad lo que tú mismo has escrito.

Desde entonces das excusas raras porque a ti, al igual que a mí, no se te da el baloncesto lo suficientemente bien como para dedicarte profesionalmente a ello. Hay gente que mide 2 metros y son tan patosos que tampoco se pueden dedicar a ello, echarle la culpa a la altura es muy absurdo; es un handicap pero si eres suficientemente bueno puedes hacerlo.

Ya luego usar demagogia me parece un poco absurdo porque los 3 ejemplos que me ponías previamente eran fácilmente rechazables por la experiencia y el último es sencillamente tonto: ya estábamos todos de acuerdo en que las discapacidades no se pueden valorar todas igual. Que me pusieses problemas en que un cojo fuese teleoperador sería más exacto con tus ejemplos previos.

Cattz dijo...

Que por cierto, que creo que esto va más por el calentón de un momento y no considerar realmente lo que se está escribiendo que por otra cosa. Pero no podemos dejar de lado a la empatía cuando plasmamos determinadas ideas aunque sea en los comentarios de un blog porque luego vienen los tocapelotas(yo) a dar argumentos contrarios.

Comprendería que un arquitecto en silla de ruedas NO sea arquitecto de visita en obras, pero no que directamente le dejes sin estudiar la carrera. Comprendo que un sordo del 100% sin posibilidad de ayudas externas no se acerque jamás a un teléfono, pero hay aparatos de ayuda a la audición que se usan con teléfonos que puede asegurar que aunque tu audición disminuya puedas seguir realizando adecuadamente tu trabajo. Eso sí, no sé yo si la empresa que te contrata querrá gastarse perras en ello, pero la tecnología existe.
Comprendo que con 1'70m tú no te plantees ser jugador de baloncesto o que Peibol haya decidido no ser modelo, pero es que lo más probable es que no des el nivel necesario para ser profesional con esa altura, sencillamente. Y tal vez a Peibol le habrían cogido en alguna agencia para ser modelo de manos, vaya usted a saber. O tal vez tenga unas manos espantosas aunque entonces me habría fijado.

Nuestras propias excusas no pueden determinar lo que los demás pueden o no pueden hacer. Yo canto fatal pero no creo que por medir 1'65, pesar lo que yo peso y tener un tono de voz parecido no haya una mujer suelta por el mundo que haya aprendido a cantar y lo haga genial.

Take Your Mama Out dijo...

Vale, puede que me haya pasado 3 pueblos con el ejemplo, que de nuevo digo que no era el más adecuado.

Pero creo que lo que quería transmitir se ha entendido, y tampoco es plan de monopolizar el blog de Peibol con esta (absurda) discusión...

Catz, encantado de conocerte, a ver si me doy una vuelta por tu blog.

Saludos a todos.

peibol dijo...

¿Voy a tener que sacar la fusta para imponer orden? XD

No se os puede dejar solos, que mira la que me montáis XD

Prometo contestar lo antes posible, que ando liado. ;)

Take Your Mama Out dijo...

PEIBOL! Yo no te veo fusta en mano... pensé que eras más de látigo.

Cattz dijo...

Agh, horribles visiones de un Peibol disfrazado de Catwoman han pasado por mi mente. Es extraño porque no se me ha ocurrido Indiana Jones XD

peibol dijo...

Aquí estoy, aunque no sé si debería meterme en la discusión, o dejar las cosas como están, ya que ambos se han calmado XD.

Veo que Cattz, en el primer comentario, me da la razón, es decir, que reservar plazas cuando tu minusvalía no te supone ninguna desventaja frente a mí, es injusto, y después de esa declaración de intenciones empieza “lo bueno”.

Creo que Take your Mama out no abogaba por la prohibición radical sino por la coherencia, es decir, que si eres sordo y quieres estudiar para ser técnico de sonido, allá tú, pero hay que ser consecuentes dentro de unos márgenes, ¿no? Creo, eso sí, que no escogió las mejores palabras, pues hablaba de arquitecto de visita, y parece que decía: “Si eres cojo, no estudies arquitectura”. :s

Es decir, que queda muy bonito lo de “Impossible is nothing”, pero en la vida real no es todo de color de rosa. Mi más sincero aplauso para quienes son capaces de superar sus supuestas limitaciones y ponerse al mismo nivel que cualquiera, pero creo que todos estamos de acuerdo en que hay casos y casos. Tengo un amigo que se quedó con las ganas de ser azafato, porque le faltaban centímetros. Podría ponerse unos zancos, como Sarkozy, pero ni aún así, y es que no es discriminar por discriminar, ni que tengan que coger a tíos altos por ser más atractivos, sino para que todo el mundo les vea bien. Tan simple como eso. :s

PD. Temo decirte Cattz, que mis manos sí que son espantosas, aunque me alegra que no te hayas fijado en eso. XD

¿Catwoman? En serio, ¿por qué? XD

Take your Mama out, lo de la fusta es por una cuestión de ser prácticos, que para el látigo necesitas más espacio y te puedes acabar dando en un ojo. XD


¡Saludos!

Cattz dijo...

El problema es que las excepciones existen, por eso el tema de prohibir no me motiva en exceso, la verdad. Como digo, hay que ser imbécil para estudiar arquitectura y dedicarte a visitar obras, alguno habrá, pero no suele ser el caso de la gente con determinadas discapacidades que no les afecte al sentido de la lógica.
Pero sí, estoy totalmente de acuerdo en que ser cojo, manco o tuerto no tiene porqué darte ventajas a la hora de entrar en matemáticas, física, química, etc. Si no hay una desventaja en tu forma de enfrentarte a las clases de tus compañeros(es decir, que no te hayan ido suspendiendo Educación Física y te haya bajado la media por eso) no veo porqué tienen que tener beneficio alguno más allá de becas de movilidad o cosas del estilo.

Lo de Catwoman es culpa del twitter y que estuviéramos discutiendo sobre si Anne Hathaway será una buena Catwoman o no :D

peibol dijo...

Pues eso, que por muy coja que fuera, no entiendo por qué coño tenían que darle un puesto preferente. Hombre ya!